Una piedra semejante a la piel de serpiente

змеевик
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

En diferentes momentos, cada nacionalidad tuvo su propia actitud hacia esta piedra. Algunos eran cautelosos y temían incluso tocar el mineral. Otros, por el contrario, consideraban a la gema un talismán y la llevaban consigo constantemente.

Una actitud tan ambigua hacia la serpentinita está asociada con muchas leyendas. En los Urales, por ejemplo, donde se concentran hoy los depósitos más ricos del mineral, la serpentinita se consideraba piel de serpiente petrificada. Los residentes locales creían que la riqueza de los Montes Urales está bajo la protección de un espíritu poderoso o la Gran Serpiente. Una enorme serpiente custodiaba la cueva, donde se almacenaban innumerables reservas de oro. De vez en cuando se despojaba de su vieja piel, que al secarse se endurecía y se convertía en hermosas piedras con un patrón característico. Una gema de color verde brillante con vetas es visualmente difícil de confundir con otro mineral. Su patrón es muy similar a la piel de un reptil. El presagio popular decía que quien se encuentre con tal mineral en su camino se convertirá en el dueño de los tesoros deseados.

змеевик
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

En el Imperios Ruso, la serpentinita era conocida como una piedra honorable, que podía proteger contra las mordeduras de serpientes y prevenir la propagación del veneno en el cuerpo. Por este motivo, a partir del mineral se elaboraron diversos platos y utensilios domésticos.

En la Europa medieval, las casas ricas también comían exclusivamente de platos hechos con minerales. Por lo tanto, la gente se protegió del cólera. E incluso en el caso de un resultado letal, no se cuestionaron las propiedades curativas de la serpentinita. Se culpó de todo al difunto, que usó incorrectamente el talismán de piedra.

змеевик
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

En Alemania, estaban seguros de que la serpentinita es un excelente antiséptico y fabricaron todos los utensilios farmacéuticos con ella.

Simultáneamente con una gran cantidad de fanáticos, la piedra también tuvo suficientes malvados. En su opinión, el mineral era un símbolo del pecado y la tentación, lo que trae discordia a la vida de quien lo posee. Según una de las leyendas, la serpentinita es un trozo petrificado de la manzana prohibida, con la que Adán se atragantó.

Con el tiempo, la serpentinita ha ganado popularidad como material decorativo. Debido a su facilidad de procesamiento, los artesanos se enamoraron rápidamente de él. Comenzaron a decorar interiores con figuritas y jarrones de mineral. Los productos de piedra parecían lujosos y, al mismo tiempo, económicos.

змеевик
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

La serpentinita recibió otra aplicación como material refractario. Por primera vez, el famoso armero Nikita Demidov notó la peculiaridad de dividirse en fibras delgadas que se asemejan a hilos. Fue él quien le mostró a Pedro el Grande una tela que no ardía en el fuego. Según la leyenda, arrojó el lienzo a la chimenea y frente al rey sorprendido, sacó de la llama un producto absolutamente intacto. En el siglo XXI, la serpentinita se utiliza en la fabricación de ropa de protección para bomberos y material especial resistente al calor para la industria.

змеевик
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

Dado que la gema de los Urales tiene una alta capacidad calorífica, es decir, se calienta rápidamente y emite calor de manera uniforme durante mucho tiempo, se usa en baños de vapor. Los litoterapeutas afirman que el agua, que se evapora de la superficie de las piedras, junto con los oligoelementos que forman la serpentinita, se vuelve curativa. Dicho vapor puede estabilizar la presión arterial, aliviar los dolores de cabeza y ayudar con los resfriados.

Debido a su baja resistencia, el mineral con un color tan asombroso nunca logró conquistar el mundo de la joyería. Las joyas de serpentinita son raras y los precios suelen ser bajos.