Saint-PetersburgCielo cubierto+2°C
$ЦБ:74,36ЦБ:90,41OPEC:55,14

¿En dónde extraerá la humanidad los minerales en 50 años?

медь
Фото © www.bhp.com

Los jefes de las agencias espaciales de Rusia, Estados Unidos, Japón y Canadá discutieron los planes para la exploración de la Luna de manera virtual, en línea. Los representantes de la NASA, en particular, hablaron sobre su programa "Artemis" y sobre los principios sobre cuya base se van a desarrollar los recursos del satélite terrestre. Si dejamos de lado la corrección política habitual, Estados Unidos lo dejó claro: están, por supuesto, dispuestos a cooperar en el espacio, pero no lo van a considerar de dominio público.

Esto se hizo evidente en abril, cuando Donald Trump firmó un decreto que regula la extracción de materias primas en la Luna. El documento, sin ningún atisbo de delicadeza, asegura el derecho de explotar su subsuelo para los estadounidenses. Y de hecho, crea las condiciones previas para la futura privatización de cualquier objeto celeste en caso de que resulte ser comercialmente atractivo.

Varios expertos ya han logrado comparar "Artemis" con la notoria "Star Wars", que se convirtió en una de las razones del colapso de la Unión Soviética. En la década de 1980, el liderazgo soviético tuvo que gastar cantidades colosales de dinero para mantenerse al día con Estados Unidos en la carrera armamentista orbital. Pero, como resultó más tarde, nuestro país se apresuró a perseguir a un fantasma: en los años noventa, casi todas las tecnologías creadas en Occidente en el marco de este programa fueron reconocidas como no rentables o ineficaces.

Quizás esto suceda con el nuevo megaproyecto de Estados Unidos. Además, en opinión de muchos analistas, la producción en aguas profundas es mucho más prometedora que en la espacial. Hoy se sabe absolutamente que en los océanos Pacífico y Atlántico, a una profundidad de 5 mil metros, se concentran colosales reservas de cobre, níquel, hierro, cobalto y muchos otros metales. Se encuentran justo en el fondo en forma de nódulos de ferromanganeso, costras de cobalto-manganeso y sulfuros polimetálicos de aguas profundas.

Наутилус Минералс
Фото © nautilusminerals.com

“La necesidad de progreso económico requiere un aumento constante en la extracción de materias primas. Los minerales son necesarios, entre otras cosas, para la creación de nuevas cadenas tecnológicas: turbinas eólicas, paneles solares, automóviles eléctricos, computadoras, etc. Pero los depósitos tradicionales se están empobreciendo, su profundidad está aumentando y la humanidad en un futuro previsible bien puede enfrentar una escasez de ciertos recursos. Para evitarlo, conviene empezar hoy a trabajar en proyectos que permitan la explotación de campos ubicados en entornos distintos a los tradicionales. Por ejemplo, bajo el agua. Esta experiencia no solo será un avance real en ciencia y tecnología, sino también el primer paso hacia la creación de las innovaciones necesarias para la minería espacial”, dijo Dmitry Malevanny, estudiante de quinto año de la Universidad de Minería de San Petersburgo.

Él fue uno de los participantes en el concurso internacional "Problemas reales del uso del subsuelo" organizado por el Centro Internacional de Competencias en Educación en la Ingeniería en Minas bajo el auspicio de la UNESCO. Este año, con el régimen de autoaislamiento, el foro se realizó por primera vez en un espacio virtual y reunió a jóvenes científicos de 49 países y 180 universidades en su plataforma.

Dmitry presentó a los expertos una tecnología mejorada para la extracción de minerales sólidos en aguas profundas utilizando una cápsula con aire atmosférico. En su presentación, describió en detalle y fundamentó científicamente tanto el proceso de destrucción del macizo y levantamiento de la roca a bordo de la embarcación, así como varias opciones para su enriquecimiento. En particular, a bordo del barco.

Наутилус Минералс
Фото © nautilusminerals.com

A pesar de que hoy en día ningún país realiza minería en aguas profundas, muchos estados han logrado avances significativos en la creación de vehículos robóticos capaces de descender a las profundidades del océano y poner en un arroyo el proceso de extracción de materias primas de allí. Por ejemplo, China, India y el Reino Unido ya han probado componentes de complejos mineros. No hay duda de que Rusia, que posee una vasta área de la provincia del Pacífico de Clarion-Clipperton, rica en nódulos de ferromanganeso, debería estar interesada en mantenerse al día en estas iniciativas.

“En mi opinión, Alemania y Japón son los más cercanos a crear una cadena tecnológica capaz de extraer minerales sólidos de las profundidades del océano. Por ejemplo, los japoneses probaron con éxito una máquina minera y un sistema de transporte el año pasado. Y los alemanes probaron el trabajo de recolección en condiciones reales. Por otra parte, me gustaría señalar los esfuerzos en esta área de la empresa Nautilus Minerals, que recibió una licencia para minería en aguas profundas del gobierno de Papúa Nueva Guinea y se convertiría en pionera en la industria. Pero debido a las numerosas multas y protestas de los ambientalistas, la empresa se declaró en quiebra y vendió sus avances y derechos de uso a Deep Sea Mining Finace”, contó Dmitry Malevanny.

Наутилус Минералс
Фото © nautilusminerals.com

Él manifiesta que son los ambientalistas quienes hoy son el principal disuasivo que impide la monetización de los recursos naturales que se encuentran en el océano. Después de todo, la experiencia de Nautilus Minerals ha demostrado claramente que el nivel actual de desarrollo de la ingeniería es suficiente para implementar un proyecto de este tipo en la práctica. A pesar de la necesidad de inversiones iniciales colosales, será rentable si la producción es de al menos 3 millones de toneladas de roca por año. Ese volumen debería garantizarse mediante la implementación de la tecnología presentada en el marco del concurso por Dmitry Malevanny.