Saint-PetersburgSoleado+7°C
$ЦБ:75,68ЦБ:90,54OPEC:63,39

Científicos de Sarátov han propuesto una tecnología para crear materiales “inteligentes” para cardiología

СГУ_03022021
© Общественное достояние

Usando un láser, aprendieron cómo regular la porosidad de la estructura de los biopolímeros que se están creando.

El miércoles 27 de enero, se supo que los científicos de la Universidad Estatal de Investigación Nacional Chernyshevsky de Sarátov desarrollaron tecnología para crear biopolímeros compuestos que se pueden usar de manera efectiva en la producción de implantes y dispositivos médicos para el sistema cardiovascular humano.

Se supone que serán demandados como nano-revestimiento de superficies en contacto con sangre, informa el servicio de prensa de la universidad. Los innovadores materiales creados por los científicos de Sarátov tienen buenas características de biocompatibilidad con las células de la superficie interna de los vasos sanguíneos y un nivel normal de hemólisis al interactuar con los eritrocitos. Son capaces de conducir impulsos eléctricos y tienen una dureza mecánica de más de 100 megapascales.

Una característica importante de la tecnología es la capacidad de ajustar la porosidad de la estructura del material, dependiendo de las decisiones de los médicos.

“Los poros pequeños, de 1 a 5 micrómetros de tamaño, participan en la formación de nuevos vasos sanguíneos y en el suministro de células nerviosas. Los poros más grandes (de 100 a 200 micrómetros) están involucrados en el crecimiento y la división celular. El tamaño de los poros se puede cambiar ajustando el tamaño de los tubos de carbono de pared simple y sus haces en la dispersión inicial, a partir de los cuales se forma un nano material sólido mediante la acción del láser”, dijo Olga Glukhova, jefa del Departamento de Ingeniería de Radio y Electrodinámica de la Universidad Estatal de Investigación Nacional Chernyshevsky.

Recordemos que los científicos de la Universidad Federal del Sur han creado un material innovador que se puede utilizar en la producción de implantes óseos. En particular, para la sustitución de tejidos dañados por la osteoporosis.