Saint-PetersburgParcialmente nublado+21°C
$ЦБ:73,14ЦБ:86,99OPEC:74,42

Las empresas de petróleo y gas más influyentes del mundo

нефть
© petrochina.com.cn

En la cumbre climática virtual, a la que asistieron los jefes de 41 países, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio a conocer un ambicioso plan para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos en un 50% durante los próximos diez años. Y aunque no se hicieron públicos detalles de este proyecto debido a su ausencia, los partidarios de la energía verde ya han calificado la declaración de Biden como “un avance real” e incluso “un guante arrojado a la cara de las empresas de petróleo y gas”.

Sin embargo, muchos expertos instaron a no apresurarse a sacar conclusiones de gran alcance. En primer lugar, el pico de la demanda mundial de oro negro, y más aún de metano, no se superará pronto. Y nadie prohibirá a las corporaciones occidentales, en cuyos estados de residencia está disminuyendo el consumo de hidrocarburos, venderlos a potencias en desarrollo. Y, en segundo lugar, incluso si los gigantes estadounidenses comienzan a perder interés en los recursos energéticos tradicionales, competidores de otras partes del mundo y, sobre todo, del Reino Medio, simplemente tomarán su lugar.

Por cierto, esta tendencia ya se ha observado. La sede de las dos empresas de perfil más grande del mundo en términos de ingresos para 2020 se encuentra en la República Popular China. Los siguen los saudíes, y solo entonces los europeos y los estadounidenses.

Pero lo primero es lo primero. El primer lugar en la lista de las corporaciones más exitosas durante una pandemia lo ocupa con confianza la china Sinopec (China Petroleum & Chemical Corp). Sus ingresos fueron de $ 407 mil millones y su beneficio neto fue de $ 5,1 mil millones (un 42% menos). Esto a pesar del hecho de que la capitalización de mercado del holding joven, fundado solo en 2000, es relativamente pequeña: $ 75,8 mil millones, es decir, dos o tres veces menor que la del mismo Chevron o Exxon Mobil.

нефть
© petrochina.com.cn

Será muy difícil mantener su ventaja en el mercado sobre estos últimos representantes de Asia. La alta dirección de Sinopec confía en que la República Popular China se convertirá en el centro energético más grande del mundo para 2025 con una capacidad de refinación de petróleo de aproximadamente 20 millones de barriles por día. Esto significa que el principal flujo de petrodólares en ese momento se moverá de Oeste a Este.

En el segundo escalón del podio también se encuentra un residente de la República Popular China, la compañía de petróleo y gas más grande de este país, PetroChina. Sus ingresos son de $ 296,3 mil millones, los ingresos netos son $ 2,9 mil millones. La capitalización de mercado es de $ 111,4 mil millones. La administración de la corporación reveló recientemente un plan de gastos de capital anuales para aumentar la producción nacional de combustibles fósiles durante los próximos cinco años. Su tamaño es de 239 mil millones de yuanes ($ 37 mil millones). Esta es la tasa más alta del mundo.

La corporación especializada más valiosa de todos los tiempos y pueblos, que puede competir a escala global solo con Apple, solo en tercer lugar. Estamos hablando, por supuesto, de Saudi Aramco, cuya capitalización es ahora de $ 1,9 billones, los ingresos son de $ 286,9 mil millones y la ganancia neta es de hasta $ 64,5 mil millones, lo que se debe al costo relativamente bajo de la minería en las arenas arábigas.

нефть
© aramco.com

En cuarto lugar con ingresos de $ 181,5 mil millones se encuentra la estadounidense Exxon Mobil. Esta, como la abrumadora mayoría de las empresas de perfiles occidentales, registró una pérdida a fines del año pasado, y será bastante difícil para su gerencia cambiar la coyuntura. El caso es que los proponentes de la transición energética no se cansan de acusar a los petroleros de mentir sobre sus intenciones de abandonar la extracción de combustibles fósiles y falsificar las emisiones de CO2, que en realidad son mucho mayores.

A juzgar por las últimas tendencias de la Casa Blanca, las autoridades estadounidenses tienen la intención de ponerse del lado de los eco activistas. Es decir, Exxon Mobil, cuya capitalización fue la mayor de la industria antes de que Saudi Aramco ingresara al mercado, tendrá que reducir gradualmente su producción de hidrocarburos. Y esto conducirá automáticamente a una caída de los ingresos, las ganancias y el precio de las acciones, que hoy no dependen de la cantidad de aerogeneradores o paneles solares construidos, sino, en primer lugar, del valor de los activos que se encuentran en las entrañas.

El quinto lugar pertenece a Royal Dutch Shell ($ 180,5 mil millones), que tiene su sede en los Países Bajos. A fines de 2020, registró una pérdida de $ 21,7 mil millones La administración de la compañía declara cada vez más la necesidad de reducir las inversiones en combustibles fósiles y aumentar las inversiones en energía verde. Además, los planes son, de manera definitiva e irrevocable, cero emisiones de dióxido de carbono por parte de las empresas del holding para 2050.

Por supuesto, es difícil creer en el realismo de tales afirmaciones, porque ahora es el petróleo el que aporta a Shell las mayores ganancias. Y las acciones prácticas del gigante energético contradicen claramente las declaraciones “verdes”, que son, más bien, un intento de elevar su imagen a los ojos del público, que servir de guía para la acción. La corporación, en particular, se interesó en un proyecto minero en la plataforma de Surinam, donde recientemente se descubrieron colosales depósitos de oro negro. E incluso adquirió una participación en uno de los campos, habiendo pagado ya $ 95 millones por él y comprometiéndose a realizar pagos anuales de hasta 100 millones durante los próximos años.

шельф
© bp.com

A diferencia de sus homólogos del continente, la británica BP (sexta línea en la clasificación, ingresos: 180,4 mil millones de dólares, pérdidas: 20,3 mil millones de dólares) con mucha menos frecuencia complace al público con declaraciones sobre el inminente fin de la era de los combustibles fósiles. En contraste, hace una semana, la empresa anunció que había descubierto depósitos de petróleo en la parte occidental de las aguas profundas del Golfo de México, con datos preliminares que indican un buen potencial para el desarrollo comercial.

¿Y los buques insignia nacionales? Los ingresos de Rosneft en 2020 cayeron en un tercio, a 5,7 billones de rublos, es decir, al tipo de cambio actual a $ 76 mil millones. Cifras similares para Lukoil cayeron a 5,6 billones, para Gazprom, son ligeramente peores - 4,06 billones. Está claro que estos resultados son sensiblemente inferiores a los de las empresas europeas y, además, chinas.

En este contexto, no está del todo claro por qué muchos de sus detractores llaman a nuestro país “la gasolinera mundial”. Obviamente, en Asia, en la Unión Europea y en los Estados Unidos, estas “gasolineras” son de mayor tamaño. Además, sus propietarios, a pesar de las constantes conversaciones sobre energías renovables, no dudan en ganar dinero con los combustibles fósiles y los gobiernos nacionales, para deducir impuestos de su volumen de negocios.

Otra cosa es que la mayoría de estas empresas tienen un estatus transnacional. Es decir, extraen minerales en todo el mundo y no en el país donde se encuentra su sede. Esto es comprensible, ni en Francia, de donde es Total, ni en los Países Bajos, donde tiene su sede Shell, no hay petróleo. Y China, a pesar de todos sus planes de largo alcance, es muy dependiente de sus suministros del exterior, importa unos 11 millones de barriles diarios, esta es una cifra colosal.

¿Quizás sea precisamente el hecho de que las corporaciones rusas tengan una rica base de recursos dentro de su propio país lo que causa la envidia de algunos de nuestros oponentes? Probablemente, ellos mismos no se habrían negado a “sentarse en la aguja del aceite” y ser “un apéndice de materia prima”. Solo que ahora, la madre naturaleza ordenó un poco diferente.