Pasar al contenido principal

¿Cómo se acusó al descubridor de la encefalitis transmitida por garrapatas de propagar el virus por Moscú?

зильбер
© Общественное достояние

Una epidemia de una enfermedad misteriosa se desató en el Lejano Oriente. El científico, que estableció una forma de encefalitis previamente desconocida, se convirtió en el fundador de la escuela soviética de virología. Pero se sospechaba que propagaba una infección mortal a través del suministro de agua y se le declaró "enemigo del pueblo".

Hubo muchas historias similares en ese momento. El terror de los años 30-50, el Gulag, el “caso de los médicos” en 1952. Lev Zilber fue arrestado tres veces entre 1930 y 1944.

Por primera vez, él, el joven director del Instituto de Microbiología de Azerbaiyán, fue enviado a la ciudad de Hadrut para liderar la supresión de un brote de peste. En cifras, se decidió llamarlo "mineral" para no causar pánico entre la población de Nagorno-Karabaj. Incluso en la Edad Media, esta enfermedad se cobró ciudades enteras, pero ¿cómo pudo surgir en el siglo XX?

чума
© Общественное достояние

El funeral de las víctimas de la "muerte negra" en Tournai. Miniatura de Pierre du Tilt de un manuscrito de la crónica de Gilles Le Muisy (1353)

La historia se parecía a un detective de aventuras con elementos de suspenso. Según un empleado local del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, los saboteadores extranjeros propagaron la infección por toda la república, abriendo cadáveres de peste y extrayéndoles el corazón y el hígado. El científico consideró absurda esta versión: “en unos días puedes tener tantos microbios en el laboratorio que son suficientes para infectar a cientos de miles de personas”. Luego lo llevaron al cementerio para que pudiera ver todo con sus propios ojos. Una imagen monstruosa apareció ante los médicos: se levantaron las tapas de los ataúdes ya abiertos, tres de cada diez cadáveres no tenían cabeza, se cortaron los órganos.

En sus memorias, publicadas en la revista Science and Life, Zilber escribió que la solución llegó de forma bastante inesperada. En uno de los pueblos, un maestro local le contó sobre las costumbres, leyendas y creencias adoptadas en esos lugares. Uno de ellos explicó completamente todo el misticismo.

"Si los miembros de una familia mueren uno tras otro, significa que el primero está vivo y arrastra a todos los demás a su tumba. ¿Cómo saber si es verdad que está vivo? Lleva un caballo a la tumba y dale avena. Si comienza a comer, entonces está vivo en la tumba. Tienes que matarlo. Cortar la cabeza, tomar el corazón, el hígado. Cortar en trozos y dar de comer a todos los miembros de la familia..."

зильбер
© Общественное достояние

Después de esta historia, comenzaron a quemar los cadáveres, toda la población fue trasladada a tiendas de campaña y aislada durante dos semanas, y sus edificios fueron tratados con cloropicrina. La plaga había sido erradicada.

Al regresar al instituto en Bakú, Lev Zilber pudo determinar la causa de la epidemia. Encontró información sobre brotes de peste que ocurrieron hace muchos años en las regiones adyacentes a Nagorno-Karabaj. En 1929, debido a la cosecha incompleta del grano, ratas y ratones emigraron a Hadrut y trajeron consigo la enfermedad.

Zilber fue presentado a la Orden de la Bandera Roja, pero recibió el premio prometido solo 35 años después. Fue arrestado y acusado de propagar la peste en Transcaucasia y tratar de infectar a los residentes de Bakú con la Peste Negra. Supuestamente, las bacterias que trajo con él para la investigación le eran necesarias para otro propósito. La versión con sabotaje extranjero fracasó y alguien tuvo que responder. A pesar de todos los esfuerzos de los investigadores, el científico no firmó una sola confesión. Solo lo salvó la intervención en el proceso de Maxim Gorky, a quien el hermano menor de Zilber, el famoso escritor Veniamin Kaverin, autor de la novela de aventuras "Dos capitanes", le pidió ayuda. Cuatro meses después, el médico fue liberado.

El “caso” se olvidó rápidamente, como si nunca hubiera existido. Literalmente, un mes después, Lev Zilber recibió el título de profesor y el grado de doctor en ciencias en el Instituto de Moscú. Trabajó en varios grandes institutos de investigación, dirigió la lucha contra la epidemia de viruela en Kazajstán y creó el primer Laboratorio Central de Virus en la URSS.

El segundo arresto tuvo lugar en 1937. Pero fue precedido por un evento que se convirtió en un punto de inflexión en la historia del desarrollo de la virología soviética.

Los médicos en el Lejano Oriente se enfrentaron a una enfermedad desconocida que terminó con la muerte o con daños graves en el sistema nervioso. En ese momento, hubo un desarrollo activo de la región: se extrajeron minerales, oro y madera. Grandes unidades militares fueron transferidas a la taiga. Se suponía que se convertirían en apoyo en caso de agresión por parte de Japón. La enfermedad se describió por primera vez en 1935, pero con la llegada del Ejército Rojo, la escala del desastre comenzó a crecer a un ritmo sin precedentes. El comandante del Ejército Especial del Lejano Oriente, el mariscal Blucher, le dijo a Voroshilov sobre la alta mortalidad entre los soldados y comandantes en su carta.

Los médicos locales no pudieron llegar a una opinión común. Algunos creían que estaban lidiando con un tipo particularmente peligroso de gripe "tóxica", otros, con la encefalitis japonesa por mosquitos. De urgencia en mayo de 1937, se envió al lugar una expedición encabezada por Zilber.

Descubrió que las personas se enfermaban principalmente en la primavera, lo que significaba que la forma japonesa de encefalitis desaparecía. Además, solo se infectaban aquellos que trabajaban en el bosque (geólogos, cazadores, silvicultores) y recolectaban bayas y nueces. No se contactaban entre sí y, en general, podrían estar aislados del resto del mundo durante mucho tiempo. Es decir, la idea de la influenza, transmitida por gotitas en el aire, tampoco encajaba.

дальний восток
© Общественное достояние

La primera víctima de la temporada, un ama de casa, dijo que no había salido de su pueblo natal en dos años, pero recordó que hace un par de semanas, después de regresar de la taiga, se encontró con varias garrapatas. ¡El científico encontró la razón!

"Volé a Vladivostok para aprender al menos un poco sobre las garrapatas (entonces no entendía nada sobre ellas) ... En el trabajo de un veterinario, encontré una curva para morder vacas con garrapatas, que coincidía completamente con la curva del aumento de la enfermedad en humanos, sólo con un retraso de dos semanas. Está claro que este era un período de incubación. La probabilidad de transmisión de la enfermedad por esta vía me resultó tan obvia que ya a fines de mayo envié a los miembros de la expedición a la taiga a quienes trabajan allí para instruirlos sobre el peligro. Posteriormente, resultó que en 1937 solo uno de ellos enfermó, aunque en años anteriores estos fueron los grupos más afectados", recordó Lev.

клещ
© John Tann, Википедия

Transmitió su consejo a los médicos militares, quienes todavía recomendaban que los soldados se enjuagaran la boca con permanganato de potasio por seguridad...

En solo tres meses, Zilber y el personal de la expedición establecieron la epidemiología de la enfermedad y su portador, aislaron 29 cepas del patógeno, estudiaron la clínica, la anatomía patológica y la histología. Esta velocidad de investigación fue especialmente sorprendente dadas las condiciones en las que se llevaron a cabo: no había cajas estériles, laminares, guantes de goma interminables y máscaras desechables.

El éxito se vio ensombrecido por la infección de varios empleados. Uno de ellos murió, el segundo quedó ciego, el tercero quedó sordo y quedó con un brazo paralizado.

"Era imposible asumir que el virus tenía una infecciosidad extraordinaria especial. Después de todo, fuimos pioneros en este campo, fuimos las primeras personas en la Tierra que tuvieron en sus manos este virus previamente desconocido", escribió Zilber.

энцефалит
© Stiasny K, Kössl C, Lepault J, Rey FA, Heinz FX

Virus de la encefalitis transmitida por garrapatas bajo microscopio electrónico

En agosto, el científico regresó a Moscú, todos los periódicos soviéticos escribieron sobre su victoria, lo presentaron para los premios, el Premio Stalin se avecinaba en algún lugar. Pero en noviembre fue arrestado por una denuncia de un intento de infectar a Moscú con encefalitis a través del suministro de agua de la ciudad y el lento desarrollo de una vacuna. Según Kaverin, este fue el trabajo del jefe directo de su hermano, director del Instituto de Microbiología Muzychenko. Se negó a aceptar el material traído por la expedición y dijo que la presencia de cepas virales dentro de los muros de su institución estaba cargada. La denuncia "informó" que el científico y sus asistentes envenenaron pozos y mataron caballos con el pretexto de combatir la encefalitis, contribuyeron a su propagación, lo que provocó un aumento constante en el número de enfermos y muertos. Zilber fue acusado de actos de sabotaje y condenado a 10 años. Al pasar escoltado por los jueces, gritó: "Algún día los caballos se reirán de tu sentencia".

Mientras tanto, un grupo de científicos de la segunda y tercera expedición al Lejano Oriente recibió el Premio Stalin por los descubrimientos realizados por el científico. Estando en prisión, no perdió el tiempo e inventó una cura para la pelagra, que salvó la vida de miles de presos que murieron a causa del terrible beriberi.

Un año y medio después, gracias a los esfuerzos inimaginables de Veniamin Kaverin, la ex esposa de Zilber, Zinaida Yermolyeva (por cierto, la creadora de la versión soviética de la penicilina), así como su amigo, el escritor Yury Tynyanov, virólogo, fueron liberados.

Por delante estaba otra detención y negativa a trabajar en armas bacteriológicas, liberación y retirada al campo de la oncovirología. El concepto del origen viral de los tumores obtuvo el reconocimiento de la comunidad mundial, lo que le permitió ingresar a la Asociación de Oncólogos de América, Francia y Bélgica, y convertirse en miembro de la Sociedad Real Británica de Medicina. Lev también logró el éxito en casa: fue restaurado con todos los derechos, recibió el Premio Stalin y se le pidió que dirigiera el Instituto de Virología de la Academia de Ciencias Médicas de la URSS.

"En la ciencia fundamental, uno debe ser el primero o ninguno", le gustaba repetir al científico.