Pasar al contenido principal

¿Por qué el creador del Lunojod-1 inventó un un rastreador de combate?

Кемурджиан
© Общественное достояние

El nombre del "padre" de la robótica espacial permaneció en secreto durante muchos años. El creador del lunojod, del rover de Marte y de otros vehículos imaginarios solo se hizo famoso tras la caída de la URSS. Incluso un asteroide recibió su nombre.

Alexander Kemurdzhián nació en 1921 en Vladikavkaz. Era un artesano e inventor de máquinas y mecanismos imposibles. Nadie hubiera sospechado entonces que esta afición infantil convertiría al chico en un constructor de fama mundial.

En 1939, el joven decidió "ingresar" al Instituto de Aviación de Moscú, pero la falta de habitaciones en la residencia le obligó a volver a casa. En 1940, finalmente se matriculó en la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú, en el departamento de depósitos. Con el comienzo de la guerra hizo muchos intentos de ir al frente, pero fue rechazado repetidamente. Su "billete blanco" se explicaba por su escasa visión. En 1943, gracias a su persistencia, el joven recibió los certificados de aptitud para el servicio necesarios. Su itinerario de lucha comenzó en el bombardeo de Kursk, y luego siguió la liberación de Ucrania, Bielorrusia y Polonia. El 3 de mayo de 1945, Alexander Kemurdzhián participó en la captura de la ciudad alemana de Bad Dobran en Pomerania.

Tras su desmovilización, retomó sus estudios en la universidad del "régimen". Tras su graduación, el joven especialista fue enviado al VNII-100 de Leningrado (VNIItransmash). Cabe señalar que el perfil principal de esta empresa son los vehículos blindados, por lo que sus actividades, tanto en la época soviética como en la actualidad, eran clasificadas. Sólo unos pocos fueron asignados para trabajar en el Instituto.

Su carrera iba en ascenso: en 1959, el ingeniero se convierte en jefe del departamento de nuevos principios de conducción. Y entonces Alexander Kemurdzhián es como si citara a un personaje de la novela humorística de los hermanos Strugatsky "El lunes empieza el sábado":

"¿Qué sentido tiene comprar un coche para circular por el asfalto? Donde hay asfalto, no hay nada interesante, y donde hay algo interesante, no hay asfalto."

ползолет
© Общественное достояние

El científico pasó los cinco años siguientes construyendo un aerodeslizador, llamado "medio avión", que se utilizaría como vehículo de reconocimiento y patrulla. El inusual tanque podía albergar hasta 12 soldados y estaba diseñado para atravesar pantanos, terrenos no pavimentados y vías fluviales. Incluso se consideró su uso en la Antártida. Años más tarde, aparecieron vehículos similares en el ejército y en la industria. Sin embargo, el inventor, tras sentar las bases de su diseño, fue enviado al siguiente proyecto. Aún más ambicioso...

Kemurdzhián se convirtió en el líder de los trabajos de creación de vehículos automáticos autopropulsados en la superficie de la Luna. Durante 10 años se dedicó a desarrollar los fundamentos del diseño de vehículos robóticos de transporte espacial. En otras palabras, vehículos planetarios. Los investigadores se enfrentaron a una tarea propia de la sección de ciencia ficción de la época.

луноход
© Общественное достояние

Los primeros "bocetos" de la apariencia del Lunojod. Del informe VNIItransmash de 1964.

¿Cómo es el suelo de otros planetas? ¿Cómo debe moverse la máquina? ¿Cómo debe controlarse a distancia? Para responder a estas y otras muchas preguntas, el personal del instituto no sólo tuvo que inventar y construir las máquinas, sino también probarlas en la Tierra, para simular las condiciones de vacío, temperatura y gravedad de los objetos para los que fueron diseñadas. Utilizaron campos de pruebas en la región de Leningrado, Bielorrusia, Crimea, las arenas de Asia Central y Kamchatka.

луноход
© Rumlin, Википедия

Pruebas de modelos de lunojodes cerca de Simferopol en 1969.

En sus memorias, publicadas en el periodo postsoviético, Alexander contó un interesante episodio que tuvo lugar cerca del volcán Shiveluch. El helicóptero que debía llevar a los científicos al lugar de las pruebas estuvo a punto de estrellarse y realizar un aterrizaje de emergencia. No se ha podido conseguir una segunda. Tras largas negociaciones, fue asignado por Aeroflot, pero sin combustible. Los funcionarios locales nos pidieron que esperáramos un par de semanas, ya que estaban esperando un camión cisterna con gasolina. Para completar el cuadro: el viaje era clasificado, el rover ya estaba en el campo de pruebas y la necesidad urgente del grupo de volcanes se explicaba con una leyenda inventada a toda prisa.

El desesperado Kemurdzhián recurrió a los militares para obtener gasolina. Al día siguiente apareció un hombre con la siguiente oferta: 25 toneladas de gasolina y una tonelada de aceite por 10 000 rublos en efectivo. El precio era el doble que el del Estado. El diseñador pasó el día haciendo llamadas de larga distancia y telegramas y encontró la suma requerida. Sin recibos, cheques ni documentos, dio el dinero verdaderamente "cósmico" de esos días al primer hombre que conoció, y el riesgo le salió al 100%. El combustible fue recibido y las pruebas fueron exitosas. Ya en 1970, el Lunojod 1, diseñado y construido por la URSS sobre chasis autopropulsado, fue llevado por primera vez en el mundo a la Luna, donde completó con éxito la tarea de explorar su superficie. El éxito del "querido tractor lunar" (como decía Vysotsky en una de sus canciones) se repitió con el Lunojod-2 en 1973. El siguiente vehículo similar aterrizó en el satélite sólo 40 años después, y fue etiquetado como "Made in China".

луноход
© Общественное достояние

El embajador Lavrov (URSS) inauguró una exposición temática en el Instituto de Ingeniería Industrial de Ámsterdam.

La originalidad de la idea de diseño no conocía límites. Fue en VNII-100 bajo el liderazgo de Kemurdzhián que apareció el primer lunojod del mundo. Se suponía que el dispositivo para determinar la permeabilidad de Marte, o PrOP-M para abreviar, se movería sobre dos esquís. Tal sistema se explicaba por la falta de información sobre la superficie del planeta. El aparato para estudiar la superficie de Fobos se movía a saltos. El hecho es que la gravedad del satélite de Marte en 2000 es menor que la de la Tierra, y los científicos tuvieron que idear una forma completamente inusual de mover la unidad.

чернобыль
© IAEA Imagebank, Википедия

La experiencia del científico en la creación de transportes pilotados a distancia se utilizó tras el accidente de Chernóbil. Dos semanas después de la catástrofe, Alexander Kemurdzhián visitó la central nuclear. Tras evaluar la situación y las condiciones del equipo, regresó a Leningrado y en poco tiempo creó un robot especializado STR-1. Incluía un chasis autopropulsado con instrumentos y equipos, un complejo de radio-televisión para el control remoto y una hoja de bulldozer para la descontaminación del territorio.

чернобыль
© Общественное достояние

Dos de estos robots pasaron más de 200 horas limpiando los escombros de los techos de la tercera unidad de energía de emergencia. Retiraron más de 90 toneladas de materiales radiactivos. Esto hizo posible eliminar la participación de unas 1000 personas en áreas peligrosas.

Durante muchos años, Kemurdzhián permaneció desconocido para el público en general; publicó sus artículos científicos bajo seudónimos: Aleksandrov, Leonovich o Uglev. Pero cuando se eliminó el sello de secreto de sus proyectos, la fama mundial llegó al ingeniero y diseñador. Así, en 1997, la Unión Astronómica Internacional nombró un asteroide en su honor, y el centro biográfico internacional de Cambridge lo incluyó en el libro "Gente destacada del siglo XX".

Кемурджиан
© Ivak.spb.ru