Pasar al contenido principal

Alexander Yakovenko: los estados no occidentales deberían presionar activamente a los occidentales en materia de alimentos y fertilizantes

Адександр Яковенко
© Пресс-служба Дипломатической академии МИД России

La alarmante situación del suministro de alimentos y fertilizantes como consecuencia de las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea ha quebrado el mercado mundial de estos productos.

La mayoría de los países del mundo ya se han dado cuenta de esto y han comenzado a presionar a Washington y Bruselas, 26 países incluso han cerrado sus mercados de exportación de alimentos en previsión de un empeoramiento de la crisis. A pesar de las declaraciones de Washington, continúan aplicándose sanciones indirectas contra empresas rusas. Y el tiempo para aplicar fertilizantes al suelo en muchos países se está acabando. Esto significa que los rendimientos serán bajos.

Las principales áreas problemáticas en la venta de fertilizantes rusos a jurisdicciones extranjeras se pueden dividir en tres componentes. El primero es la logística. Las oportunidades para alquilar la flota mercante de estados extranjeros son limitadas. La mayoría de las empresas temen caer bajo las sanciones occidentales. A esto le siguen oportunidades limitadas de utilizar la flota rusa para entregar carga rusa a puertos extranjeros.

El segundo es el seguro. La posibilidad de obtener cobertura de seguro para vuelos marítimos desde Rusia con mercancías rusas a bordo también es muy limitada.

El tercero son los servicios bancarios. La capacidad de realizar pagos por logística y seguros, así como recibir pagos por bienes, es casi inexistente.

Y, el último. El cambio constante en los regímenes de sanciones occidentales requiere que las empresas tengan o reciban nuevas opiniones legales, que deben reflejar información actualizada. Todo esto es costoso y requiere mucho tiempo para los negocios.

Así, las sanciones indirectas aumentan el costo de los alimentos y los fertilizantes, lo que, por supuesto, se traslada al consumidor. En los países occidentales, y en el mundo en su conjunto, la inflación y la escasez de productos relevantes están creciendo. Los países no occidentales corren el riesgo de quedarse sin alimentos y fertilizantes este año. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima la primera cifra en 15 millones de personas sin alimentos.

En esta situación alarmante para todos, los no occidentales también podría alzar la voz haciendo un llamado a los estados occidentales para que dejen de acelerar la inflación mundial y la escasez de recursos vitales para todos los países.

La crisis alimentaria mundial no se resolverá si los productos agrícolas de Rusia no se devuelven a los mercados mundiales, dijo con razón el Secretario General de la ONU, António Guterres. Es difícil no estar de acuerdo con esto.

Alexander Yakovenko, Coordinador Nacional de Rusia para la implementación de las decisiones de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Sistemas Alimentarios, Rector de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.