Pasar al contenido principal

La insaciable sed de recursos de Occidente ha dejado a los países asiáticos sin electricidad

СПГ
© qatargas.com

Al menos dos estados asiáticos, Pakistán y Bangladesh, se enfrentan a la escasez de energía debido a las interrupciones en el suministro de GNL. Las empresas y los hogares locales viven ahora una nueva realidad, es decir, en condiciones de apagones diarios forzados durante muchas horas.

India también sufre una grave escasez de GNL, pero hasta ahora Nueva Delhi ha conseguido evitar los apagones. El gobierno del país ha acumulado importantes reservas de carbón en las centrales térmicas, que ahora se utilizan activamente para mantener la generación a un nivel aceptable para los consumidores.

La proporción del recurso más "sucio" en el balance de combustible y energía de la República no deja de crecer, lo que tiene el efecto más adverso sobre el medio ambiente. Pero culpar a la propia India, como se dice, no es suficiente. Al fin y al cabo, todos los poseedores de gas que no tienen contratos a largo plazo se han ido a Europa, donde el metano cuesta unos dos dólares por metro cúbico.

Los países en desarrollo simplemente no pueden permitirse pagar tanto dinero. Por ejemplo, Pakistán anunció la semana pasada una licitación para comprar GNL a unos 1 350 dólares por mil metros cúbicos, pero nadie estaba dispuesto a llevar su producto al puerto de Karachi por ese dinero "ridículo".

газ
© qatargas.com

"Europa, en su deseo de reducir la dependencia energética de Rusia, está absorbiendo GNL de todo el mundo. En este sentido, se ha producido un claro desequilibrio entre la oferta y la demanda en los mercados. Tal coyuntura es una pesada carga para los gobiernos de los países asiáticos, que, a diferencia de la Unión Europea, no pueden obtener dinero sin cesar de "carteras gordas". Y lo más triste es que no se vislumbra un final", dice Valerie Chow, jefa de investigación de gas de Asia-Pacífico en Wood Mackenzie.

Según la agencia, las importaciones de GNL a Europa han aumentado un 49% desde principios de año, mientras que, por el contrario, las importaciones de GNL a Asia han disminuido considerablemente. En particular, en Pakistán un 15%, en India un 16% y en China una quinta parte. Es decir, en lugar de completar el Nord Stream-2 y obtener gas natural comparativamente barato de Rusia, la Unión Europea y, sobre todo, Alemania, se dedican actualmente a agotar sus reservas tomando metano de los más pobres. Como un gamberro de patio que roba a los niños de primaria que no pueden defenderse.

Uno podría pensar en la película de culto de Christian Rivers, Las crónicas de las ciudades de presa, ambientada en un mundo postapocalíptico en el que la gente se ha refugiado tras los muros de las megaciudades en movimiento. Los más grandes, incluido Londres, se aprovechan de los pequeños asentamientos y los consumen, desviando sus recursos. De hecho, esto es exactamente lo que están haciendo hoy las capitales europeas, señalando su total indiferencia por el destino de las potencias que no forman parte de la llamada coalición de liderazgo mundial.

¿Cuánto durará esta tendencia? Y, lo que es más importante, ¿cuáles serán las consecuencias para las economías y los ecosistemas de los países en desarrollo, por cuya preservación tanto ha luchado la Unión Europea, como resultado de su estrategia depredadora? "Forpost" pidió a Vladimir Litvinenko, destacado experto en el campo del complejo de combustibles y energía, y rector de la Universidad de Minería de San Petersburgo, que respondiera a estas preguntas.

Литвиненко
© Форпост Северо-Запад

- Vladimir Litvinenko, nuestra civilización está entrando lenta, pero seguramente en una era de pobreza energética, cuando solo aquellos países que producen de forma independiente volúmenes suficientes de petróleo, gas o carbón en su territorio, así como los estados posindustriales que están dispuestos a pagar por ellos, ¿serán capaces de autoabastecerse por completo de recursos?

- Mucha gente, tanto en nuestro país como en Occidente, no conoce bien los principios fundamentales de la moderna arquitectura económica mundial. Se basa en el progreso científico en la generación y conversión de electricidad. Esto es lo que ha reducido la dependencia humana del ecosistema que nos rodea y ha permitido la producción masiva de bienes y servicios, que habría sido irrealizable en condiciones de pobreza energética.

Hoy, por desgracia, vemos cada vez más señales de que la relación global entre energía, alimentación y prosperidad, lograda precisamente a través del desarrollo sostenible del complejo energético, se está rompiendo paulatinamente. Y, por supuesto, los perdedores de esto son, en primer lugar, los países en desarrollo, cuyo progreso depende directamente del suministro estable de materias primas del extranjero. Pero obviamente no son los únicos. El desequilibrio del mercado provoca una inflación estructural en todo el planeta, incluso en los estados posindustriales que se ven obligados a importar recursos energéticos a precios exorbitantes.

СПГ
© equinor.com

Recuerdan cuánto costaba el gas natural hace tres o cuatro años. En Europa, gracias al desarrollado sistema de oleoductos y gasoductos que llevaban el metano de Rusia a la UE, se cotizaba a 150-200 dólares por mil metros cúbicos en verano. Y en Asia fueron ligeramente superiores, alrededor de 300 dólares. Por ello, los buques cisterna para el transporte de GNL se dirigen sobre todo a Oriente: a Japón, China, Corea del Sur, etc. Allí se construyó toda la infraestructura necesaria para licuar el gas y producir electricidad y calor quemándolo en centrales de cogeneración. Esto garantizaba la sostenibilidad del desarrollo económico de las regiones en las que se encontraban dichas centrales y, al mismo tiempo, reducía el impacto negativo sobre el medio ambiente.

No me equivoqué en el punto: la opinión de que el metano debe ser excluido del balance combustible-energía porque causa un daño irreparable a la naturaleza no es más que una falta de profesionalidad o de parcialidad. He tenido numerosas conversaciones con alemanes que vivían en la RDA y que me contaron que vieron por primera vez la nieve blanca después de que les instalaran un gasoducto. Y la central térmica local empezó a quemar gas en lugar de carbón, cuyos productos de combustión se depositaban en el suelo y lo tiñeron de negro.

Pero volvamos a los precios. Después de que Estados Unidos pasara de importador a exportador de GNL, Washington se enfrentó al problema de acceder a nuevos mercados. No podía ganar en una competencia justa para los consumidores europeos porque el coste de producción y entrega del gas licuado desde Estados Unidos a la UE era mucho más alto que el precio ofrecido por Gazprom.

Missing elemento de contenido.

La solución era obvia: crear una escasez artificial de metano ante el aumento de la demanda prohibiendo el Nord Stream 2. Por extraño que parezca, los líderes europeos no estaban en contra de la idea y comenzaron a seguir activamente el juego de los estadounidenses. Incluso a costa de popularizar la idea de la transición energética y desacreditar la materia prima rusa. Como resultado, en octubre de 2021 los precios del gas crecieron bruscamente y ahora se sitúan en más de 1900 dólares por mil metros cúbicos.

El resultado ha sido una inflación mundial récord y el hecho innegable de que prácticamente todo el GNL que se vende en el mercado al contado, es decir, no bajo contratos a largo plazo, se dirige ahora a Europa, que puede obtener un precio sustancialmente mayor que el de Asia. Esto significa que a países como Bangladesh y Pakistán simplemente se les niega el acceso gratuito a la electricidad. Sin embargo, hacer realidad este derecho para todos, junto con la erradicación de la pobreza y el hambre en el mundo, es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU que deben alcanzarse para 2030.

De hecho, Europa y Estados Unidos, al imponer sanciones antirrusas, han demostrado claramente al mundo que la consecución de estos objetivos es irrelevante para ellos. Su objetivo es el libre acceso a las materias primas y minimizar el número de consumidores externos, en absoluto la humanización de la sociedad y el bien común. Forma parte de la política de neocolonialismo que Occidente ha aplicado con relativo éxito durante los últimos 50 años.

самолет
© Фото: Mitch Fuqua/U.S. Department of Defense/истребитель F-15E Strike Eagle ВВС США взлетает с авиабазы Авиано, Италия, для нанесения воздушного удара по Югославии

- ¿Podrán los Estados asiáticos superar la crisis energética? ¿Y cuándo podría ocurrir eso?

- Esto será así si Alemania y otros países de la UE consiguen llenar sus instalaciones de almacenamiento de gas y crear una reserva decente para el periodo de calefacción de invierno. Si se consigue, los intercambios europeos y asiáticos tendrían el mismo precio y algunos buques cisterna de GNL se redirigirían a la región asiática.

Pero no hay que olvidar que en un futuro previsible, a no ser, por supuesto, que la UE cambie su estrategia y abandone su retórica antirrusa, conseguir un equilibrio entre la oferta y la demanda en el mercado del metano es casi irreal. E incluso si los europeos acumulan la reserva necesaria de gas para el invierno, cosa que les deseo de todo corazón, solo será una tregua temporal. Dentro de un año la historia se repetirá. O incluso mucho antes, si, por ejemplo, el invierno en el Viejo Mundo es lo suficientemente frío.

- ¿Cómo afecta la crisis energética a la agenda verde? Al fin y al cabo, cada vez se quema más carbón en la India y en la propia UE. Entonces, ¿los objetivos del acuerdo climático de París no se cumplirán definitivamente?

- En las circunstancias actuales, muchos países en vías de desarrollo se ven obligados a quemar fuel o carbón en sus plantas de cogeneración en lugar del gas natural, mucho más respetuoso con el medio ambiente. Y no son los únicos. Por ejemplo, la generación con carbón en Alemania, que en los últimos años ha descendido a cerca de una cuarta parte de su combinación de combustibles y energía, ha vuelto a aumentar hasta un tercio. Y en los días "malos", es decir, sin viento, llega incluso al 40%.

ветрогенератор
© Ole Jørgen Bratland/Equinor

En un entorno así, el desarrollo de las energías renovables, como los aerogeneradores o los paneles solares, queda descartado. El hecho es que son muy intensivos en materiales y tienen una baja densidad energética. Esto significa que el desarrollo de fuentes de energía alternativas solo es posible en condiciones de excedente de electricidad. Y en caso de escasez, la única forma de evitar los apagones es aumentar el consumo de combustibles fósiles. Por desgracia, como hemos visto en Bangladesh y Pakistán, esto no siempre es posible.

- ¿Cuál es la lógica de los gobiernos occidentales, que hasta hace poco abogaban por la transición energética? ¿Y dijeron que por eso rechazaron Nord Stream 2?

- El sentido común no tiene ningún sentido, porque el objetivo de los activistas climáticos era únicamente desacreditar el gas natural de Rusia para expulsarlo del mercado y sustituirlo por el GNL estadounidense. Ahora que se ha logrado ese objetivo, no debería surgir la necesidad de ninguna acción por parte de los ecologistas.

Si hablamos del resultado real de sus actividades, es el crecimiento del consumo de carbón en la UE y en todo el mundo, el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, incluido el CO2, así como el fuerte aumento de los precios del metano, principalmente para los consumidores europeos. Eso es todo.

Todavía es posible rectificar la situación. Pero para ello, los Estados de la llamada coalición de liderazgo mundial, así como las organizaciones internacionales y, en primer lugar, la ONU, deben poner fin al populismo con carácter de urgencia. Hay que pensar en desarrollar planes estratégicos que combatan eficazmente la pobreza energética, la escasez de productos básicos y el empobrecimiento progresivo de la población mundial. A menos que se tomen medidas decisivas en este sentido, la consecuencia de esta coyuntura será una escalada de tensiones en diversas regiones del mundo y un mayor deterioro de la calidad de vida de la población mundial.