Saint-PetersburgParcialmente nublado+8°C
$ЦБ:73,21ЦБ:85,86OPEC:73,68

La piedra que arde con una llama verde

азурит
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

El color de esta piedra se considera uno de los más raros y hermosos. Su color celestial ha inspirado a grandes artistas y pintores de iconos, y su resplandor azulado ha iluminado las bóvedas de la Capilla Sixtina del Vaticano durante siglos.

El mineral, cuya efímera belleza ha dejado muchos misterios intratables a los historiadores del arte de la actualidad, se llama azurita.

Es imposible no prestar atención al color de este mineral. Sus tonos celestes despertaron el interés de los humanos en todo momento. En Egipto, el mineral azul brillante se trituró en polvo, se mezcló con aceite y se obtuvo pintura. Con la ayuda del pigmento, los maestros crearon murales que representan la vida de dioses y gobernantes. Los antiguos sacerdotes egipcios creían que la azurita ayudaba a comunicarse con los poderes superiores, mientras que los celtas lo usaban para meditar. Bajo la influencia de la piedra, los jóvenes guerreros fueron inyectados en un estado cercano a la hipnosis. Al mismo tiempo, los jóvenes experimentaron varias sensaciones, como coraje, miedo, rabia, fuerza. Tal rito era necesario para preparar a los hombres inexpertos para futuras batallas.

азурит
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

Fotografía de Forpost Severo-Sapad/Museo de la Minería

La azurita se utilizó como pintura tanto en la Edad Media como en el Renacimiento. Gracias a su paleta amplia y luminosa, el propio Miguel Ángel llamó la atención sobre la piedra. Fue el pigmento de este mineral el que eligió para pintar el techo de la Capilla Sixtina. El artista logró hacerlo con tanta naturalidad que sus contemporáneos bromearon diciendo que realmente traía el cielo real a la sala. Afortunadamente, el gran escultor no vivió para ver los días en que su creación, siglos después, pasó del azul brillante al verde oscuro. Resultó que con el tiempo, bajo la influencia de la humedad, la azurita se convirtió en una de las gemas más valiosas: la malaquita. Entonces se decidió restaurar urgentemente la capilla y la cúpula del cielo recuperó sus tonos azules. Sin embargo, esta propiedad de la piedra sigue siendo engañosa para los historiadores del arte moderno, porque en las pinturas que se han vuelto verdes con el tiempo, es difícil adivinar la verdadera intención de los artistas del pasado.

сикстинская капелла
© wikimedia.org

En Rusia, la azurita también se usó en la pintura y se la llamó “golubets”. Fue con ellos que Andrei Rublev pintó las togas de los ángeles en el famoso icono de la Trinidad.

En el siglo XXI, el color del mineral todavía se usa, por ejemplo, en pirotecnia. Pocas personas lo saben, pero las luces azules y verdes de los fuegos artificiales son el mérito de la azurita. En cuanto a las capacidades medicinales de la piedra, los litoterapeutas de diferentes países afirman unánimemente que la azurita puede aliviar casi instantáneamente el dolor agudo, la picazón y el ardor. Para hacer esto, basta con aplicarlo periódicamente en un punto dolorido y dejarlo por un tiempo. El sulfato de cobre se obtiene a partir de azurita. Este polvo azul tiene fuertes propiedades antisépticas. A menudo tratan las habitaciones para deshacerse de los hongos y el moho.

азурит
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

Fotografía de Forpost Severo-Sapad/Museo de la Minería

A pesar de la extraordinaria belleza de la azurita, no está ampliamente representada en joyería. Esto se debe a su fragilidad y poca resistencia. Por lo tanto, se cotiza principalmente como material ornamental económico. Los coleccionistas tienen en alta estima esta piedra. Gracias a sus inusualmente hermosos tonos azul cielo, se ha convertido durante mucho tiempo en un invitado bienvenido en cualquier reunión.

Es muy raro encontrar azurita en forma de cristales separados. Más a menudo se encuentra en combinación con otras piedras. Uno de los compuestos más comunes es la azurmalaquita, que, como su nombre lo indica, incluye malaquita y azurita. Algunas muestras de tal unión, extraídas en Namibia o Estados Unidos, pueden tener un precio muy alto. Entonces, una pieza de azurmalaquita encontrada a fines del siglo pasado en Arizona se vendió en una subasta por 100 mil dólares.

азурит
© Форпост Северо-Запад / Горный музей

Fotografía de Forpost Severo-Sapad/Museo de la Minería