Pasar al contenido principal

Vladimir Litvinenko: Europa está al borde de otra Gran Depresión

евро
© Imelda, unsplash.com

El viceprimer ministro alemán, Robert Habeck, ha seguido a la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al rechazar la oferta de Vladimir Putin de suministrar gas a través de Nord Stream 2 si el gasoducto entra en funcionamiento. Esto habría garantizado una bajada de los precios del gas en la UE y habría salvado a los europeos de una inminente crisis energética.

Sin embargo, a continuación se produjo un rechazo. El político alemán motivó su negativa en el hecho de que la decisión "no ayudaría a salir de la difícil situación, porque agravaría la dependencia de Alemania del gas ruso". Además, dijo, "sería levantar la bandera blanca en Alemania y Europa". "Forpost" pidió al destacado experto en energía Vladimir Litvinenko, rector de la Universidad de Minería de San Petersburgo, que comentara estas declaraciones.

Владимир Литвиненко
© Форпост Северо-Запад

Vladimir Litvinenko: No me gustaría evaluar la idoneidad de estas declaraciones, que lo hagan quienes eligieron al Sr. Habeck para el Bundestag. Sin embargo, dada nuestra larga cooperación con nuestros socios del Foro Ruso-Alemán de Materias Primas, no puedo evitar compartir algunas de las conclusiones que se me ocurren al leer tales declaraciones.

Como se sabe, cualquier cadena de procesos comienza con la extracción de materias primas y termina con la producción de bienes de consumo. Además, los eslabones más rentables de esta cadena son los relacionados con el procesamiento profundo y complejo de los recursos minerales. Estos eslabones son los que producen productos intermedios o finales de alta calidad. Esto significa que generan la mayor parte del valor añadido, es decir, se llevan la mayor parte de los ingresos que finalmente recibe el consumidor.

Dos factores fundamentales han sustentado el éxito económico del norte y el centro de Europa durante muchas décadas. En primer lugar, la disponibilidad de tecnología para crear dichas cadenas en su territorio (excepto el primer eslabón), para fabricar productos únicos y, en consecuencia, para venderlos en el mercado mundial a precios superiores a los de sus competidores. Y en segundo lugar, el acceso a minerales relativamente baratos, que llegaron al Viejo Mundo desde Rusia y permitieron compensar completamente el problema de la pobreza energética y la falta de recursos.

Esto significaba, por ejemplo, que las empresas alemanas de fabricación o construcción de maquinaria ganaban más que sus colegas de otras partes del mundo, que tenían que comprar las materias primas a precios más altos. Aunque sus productos fueran de calidad comparable a los alemanes y tuvieran una gran demanda. Como resultado, los europeos, incluidos los médicos, los profesores, la clase trabajadora y otros grupos sociales, obtuvieron unos ingresos comparativamente altos y se acostumbraron gradualmente a un estilo de vida bien alimentado y próspero.

Hoy está cada vez más claro que Europa, y Alemania en particular, ha perdido una de sus dos ventajas competitivas, pero sin darse cuenta ni de la causa ni de las consecuencias. Aunque parezca que están en la superficie...

рабочая каска
© Umit Yildirim, unsplash.com

- La afirmación predominante en los medios de comunicación occidentales es que la causa de la actual crisis energética es "la excesiva dependencia de los recursos energéticos rusos, que Moscú utiliza como arma".

Vladimir Litvinenko: Eso no es cierto. Incluso después de que se impusieran las sanciones de Estados Unidos contra Nord Stream 2 a finales de 2019, Rusia hizo todo lo posible para completar este gasoducto y garantizar un suministro fiable de volúmenes suficientes de gas natural a los consumidores europeos, como lleva haciendo desde hace más de medio siglo. Nuestros contratistas, a pesar de la enorme presión de Washington, completaron su misión. Pero Bruselas y Berlín se negaron a certificar el proyecto, lo que provocó la actual crisis.

En el otoño de 2021, las autoridades de la UE y de Alemania aceptaron finalmente la demanda de EE.UU. de una cuota significativa del mercado europeo de gas, exprimiendo artificialmente el gas doméstico relativamente barato. De este modo, renunciaron a su interés nacional y a una de sus ventajas competitivas. Esta decisión, que viola los derechos de soberanía de los europeos, está en el origen de la actual crisis energética.

Pero la falta de calefacción en invierno o los apagones periódicos no serán el único problema, ni siquiera el mayor, para la UE. El hecho es que su industria no podrá mantener su anterior nivel de rentabilidad debido a la subida de los precios de la energía. Y será mucho menos competitivo en comparación con, por ejemplo, Estados Unidos. Al fin y al cabo, el gas natural es ahora unas seis veces más barato en las bolsas estadounidenses que en el TTF holandés.

коллаж газовая труба колбаса
© Форпост Северо-Запад

Es decir, de hecho, Washington, al obligar a sus socios europeos a romper relaciones con Rusia, realizó una brillante combinación, exprimiendo a un competidor que le estorbaba en el mercado global. Y esto último, paradójicamente, resultó no importarle tal desarrollo. En consecuencia, en un futuro próximo los altos directivos de esas mismas empresas alemanas se enfrentarán a un dilema: aumentar la ya considerable diferencia entre el coste de sus productos de gran consumo y el de los competidores, lo que a priori supondrá la pérdida de algunos clientes, o reducir drásticamente los gastos. Tendrán que recortar puestos de trabajo, cancelar bonificaciones, cerrar algunos proyectos prometedores por falta de financiación, etc.

- ¿Cuáles son las consecuencias para la UE?

Vladimir Litvinenko: Por muy desafortunado que sea, ambas opciones conducirán probablemente a la pérdida de una cierta cuota de los mercados mundiales por parte de los fabricantes europeos y a una inevitable recesión de la economía de la UE. Y, posiblemente, una repetición de la Gran Depresión que hizo estragos en los años 30, afectando a Francia, Alemania y otros países desarrollados, entre otros.

Para mí está claro que las políticas energéticas y económicas de la UE no resisten hoy en día las críticas, ya que consisten en una serie de decisiones erróneas. En primer lugar, las autoridades europeas afirman que ya no firmarán contratos de suministro de gas natural a largo plazo porque muy pronto su combinación de combustibles y energía se basará en el hidrógeno y las energías renovables. Ahora afirman que no necesitan el metano ruso si viene a través del Nord Stream 2. Mañana explicarán a sus ciudadanos por qué sus casas y pisos están fríos y no hay electricidad, y los precios en las tiendas se han disparado.

Sin embargo, este no es un problema de Rusia y, como ya se ha dicho, no es consecuencia de ninguna acción del Kremlin. Es un problema de los habitantes de los Estados miembros de la UE, creado artificialmente por sus propios gobiernos nacionales y por Bruselas. Quizá los ciudadanos de la UE deberían preguntar a los políticos, cuya legitimidad está cada vez menos clara, por qué deben vivir en la pobreza energética y con una inflación récord cuando la situación puede dar un vuelco con un chasquido de dedos. O, más exactamente, girando una válvula que iniciará el flujo de combustible azul desde Rusia hacia el Viejo Mundo.