Saint-PetersburgSoleado+20°C
$ЦБ:74,00ЦБ:89,62OPEC:67,10

¿Cuándo las energías renovables finalmente vencerán a los combustibles fósiles?

ветрогенератор
© bp.com

Los científicos de la Universidad de Minería de San Petersburgo, en coautoría con sus colegas franceses, dieron un pronóstico sobre las perspectivas para el desarrollo de la energía global. ¿Qué cambios ocurrirán en el complejo de combustibles y energía a mediados de siglo? ¿Los hidrocarburos seguirán siendo demandados o serán finalmente e irrevocablemente reemplazados por paneles solares y generadores eólicos? Y, lo más importante, ¿Estará siempre encendida la luz en nuestras ventanas? ¿O los apagones se convertirán en algo común y comenzarán a percibirse como algo no muy agradable, pero como parte de la vida diaria?

El camino europeo

Un alto nivel de seguridad energética es la prioridad incondicional de cualquier gobierno nacional, porque no es solo la estabilidad del suministro de electricidad a los hogares y empresas, sino también la base del desarrollo económico del estado en su conjunto. Otra cosa es que la humanidad no tiene un consenso sobre cómo preservarlo en el futuro. Por ejemplo, los políticos occidentales confían en que las energías renovables afrontarán perfectamente esta tarea y, por tanto, están invirtiendo enormes cantidades de dinero en su construcción, al mismo tiempo que reducen la financiación de proyectos relacionados con las fuentes de energía tradicionales.

Hasta ahora, todo habla a favor de tal estrategia. El año pasado, por primera vez en su historia, las fuentes de energía renovables generaron más electricidad en la Unión Europea que los combustibles fósiles: 38 frente al 37%. Este evento se presentó como un éxito indudable y una prueba incondicional de que las tecnologías “verdes” son capaces de asumir la función de los hidrocarburos. Es decir, garantizar el desarrollo económico sostenible de la civilización, y al mismo tiempo reducir a cero la huella de carbono que hoy dejan las empresas energéticas.

BP
© www.bp.com

De hecho, Europa ha logrado muy buenos resultados en la etapa inicial de la transición energética. Este es un hecho obvio, discutir con el cual es absolutamente inútil. Otra cosa es que en el 2020, los paneles solares y los generadores eólicos en Europa generaron solo el 19% de la electricidad de los 38 declarados. La segunda mitad fue generada por centrales hidroeléctricas, de cuya eficiencia nadie dudó nunca. Además, se registró una participación récord de fuentes de energía renovable en el contexto de una caída general de la demanda del 4% debido a la pandemia de coronavirus.

Esta situación permite conservar parte del gas natural en instalaciones de almacenamiento para poder utilizarlo posteriormente, cuando surja la necesidad. No funcionará realizar un truco similar con el flujo de electricidad; simplemente no hay tecnologías competitivas disponibles que puedan acumularla. Este es el hecho que subyace a las dudas sobre el éxito de la próxima etapa de la transición energética. Después de todo, se perderá la función más importante del “colchón de seguridad”, en el papel que desempeñan los hidrocarburos hoy en día, que le permite aumentar rápidamente el volumen de generación en las cargas máximas. Y esto, como es fácil de adivinar, conducirá a un aumento en el número de apagones.

El camino chino

Las autoridades del Gobierno Chino, cuyo producto interior bruto es casi la mitad del PIB de toda Asia, son muy conscientes de las consecuencias para el sistema energético del país que puede acarrear un excesivo entusiasmo por las fuentes renovables. Por lo tanto, no tienen prisa por intensificar su implementación. ¿Cómo es eso, preguntas? Después de todo, Beijing declara constantemente su adhesión a los postulados del Acuerdo Climático de París y gasta cantidades en fuentes de energía renovables que son bastante comparables a las inversiones del Viejo Mundo.

Por un lado, esto es absolutamente cierto. La proporción de centrales térmicas que funcionan con carbón, gas o fuel oil está disminuyendo gradualmente en la República Popular China. El año pasado cayó al 67,9%, un 1% menos que en 2019. Al mismo tiempo, la capacidad instalada total de las plantas de energía eólica y solar, por el contrario, ha crecido significativamente, del 20,5 al 24,3% (de 413 a 535 GW). Sin embargo, si nos fijamos en las estadísticas de la generación real de electricidad, las cifras ya no son tan optimistas.

шельф
© bp.com

El caso es que, a diferencia de la Unión Europea, la economía china sobrevivió a la pandemia con muchas menos pérdidas. La demanda de electricidad allí no solo no disminuyó, sino que, por el contrario, aumentó un 4%. Este factor, así como la baja eficiencia de las energías renovables en comparación con las tradicionales, permitió incrementar su generación en solo un 1%, hasta un 9,5%.

Los indicadores cuantitativos parecen aún menos impresionantes. El consumo total de electricidad en China aumentó en 297 TWh a 7623 TWh. Las renovables han logrado cubrir solo un tercio de este aumento. Y las centrales térmicas cubrieron casi la mitad, de lo que se puede sacar una conclusión inequívoca: Beijing, a pesar de su lucha por la descarbonización, depende principalmente de los combustibles fósiles.

El papel de los hidrocarburos en la agenda energética global

Opinión de los científicos

Un grupo de investigadores de la Universidad de Minería de San Petersburgo, a la que se unió su colega de Montpellier, han desarrollado tres versiones sobre el desarrollo de la energía global: negativa, moderada y positiva. Cada uno de los pronósticos analizó los riesgos que podrían perturbar la estabilidad del complejo de combustibles y energía. Y se hicieron suposiciones sobre la demanda de ciertas fuentes de energía durante los próximos 30 años.

Los dos primeros escenarios se basan en el supuesto de que la humanidad no podrá superar por completo las consecuencias de la pandemia y vivirá bajo ciertas restricciones asociadas con la libertad de movimiento. El tercero prevé un desarrollo favorable de los eventos. ¿Cuál será el papel de los hidrocarburos en cada uno de estos casos?

Жуковский
© Форпост Северо-Запад

“No importa cómo se desarrolle la situación, la demanda de electricidad definitivamente será bastante alta”, dice Yuri Zhukovsky, director del centro educativo y científico de tecnologías digitales de la Universidad de Minería. - Esto significa que los estados tendrán que invertir fuertemente en infraestructura energética (en particular, en los canales de suministro de energía a los consumidores), así como en la formación de personal para su mantenimiento. En caso de un escenario negativo, que implique una repetición periódica de bloqueos severos y, como resultado, el estancamiento de las economías nacionales, la tasa de transición energética disminuirá significativamente, ya que requiere inversiones demasiado importantes en la creación de productos de alta tecnología. La importancia de los combustibles fósiles, incluido el carbón, por el contrario, aumentará, porque el costo de la electricidad generada al quemarlo es relativamente bajo. En este caso, los estados con una rica base de recursos se convertirán en una especie de “zonas de poder” que tienen una importante influencia geopolítica. La implementación de una previsión moderada, cuando se mantengan algunas restricciones, pero que no obstaculicen seriamente el progreso económico, conducirá a un aumento en el consumo agregado de gas natural y energía producida por fuentes renovables. Pues bien, un escenario positivo presupone la colaboración de varios recursos, ninguno de los cuales podrá exprimir significativamente al otro. La excepción será el carbón y el fuel oil, que son los recursos más “sucios” en términos de impacto negativo sobre la naturaleza. Su consumo se reducirá significativamente en 2050”.

La base de esta investigación científica fue una encuesta por cuestionario a más de doscientos altos directivos de empresas de combustibles y energía, así como a directores de universidades especializadas. Y más modelado informático de cada uno de los tres escenarios con base a los datos obtenidos. Es decir, podemos decir que esta previsión es la opinión consolidada de los profesionales que ven tendencias en el desarrollo de la industria y pueden evaluar su impacto en las perspectivas del complejo de combustibles y energía.

¿Por qué esto es importante?

La inmensa mayoría de nosotros tiene una idea muy vaga de lo complejo que es el complejo de combustibles y energía. Y da por sentada la presencia constante de electricidad en el tomacorriente. Al mismo tiempo, la necesidad de combatir el llamado calentamiento global mediante la sustitución de los hidrocarburos por paneles solares y aerogeneradores es a menudo considerada por nosotros como un tema paralelo que nada tiene que ver con la seguridad energética.

ветрогенератор
© bp.com

Por tanto, ante la pregunta de si “crees que es necesario detener el cambio climático”, todos damos una respuesta afirmativa. Esto es lógico, porque la Tierra es nuestro único hogar y es difícil encontrar una tarea más importante que preservarla.

Pero en realidad, esta pregunta debería formularse de manera algo diferente. “¿Estás dispuesto a sacrificar la estabilidad del suministro de electricidad y calor a nuestros hogares (ya que los sistemas de calefacción, según la UE, deberían estar electrificados) para combatir el cambio climático, el hecho mismo que está lejos de ser obvio, y las consecuencias (si asumimos que el calentamiento global es una realidad) no tienen ningún carácter destructivo serio?” No hay duda de que la seguridad energética de nuestra civilización depende precisamente de la respuesta correcta a esta pregunta.