Pasar al contenido principal

El petrolero que dejó de “calentar el horno con billetes”

рагозин
© Форпост Северо-Запад

En el siglo XIX, Azerbaiyán se convirtió en el centro de la producción mundial de hidrocarburos. Sin embargo, el desarrollo de los yacimientos amenazaba con tener consecuencias aterradoras. Tras la destilación directa del petróleo de Bakú, el rendimiento del queroseno era de poco más del 30% y el resto eran "residuos de aceite". Se descargaban en el mar o se quemaban...

Además del hecho de que esto estaba plagado de un grave problema ambiental, este enfoque estaba dañando la economía del país. Dmitri Mendeleev dijo que quemar los desechos generados después de la refinación del petróleo es “un crimen de Estado, es lo mismo que calentar el horno con billetes”. Sin embargo, los empresarios no sabían cómo usarlos.

Al mismo tiempo, luego de la abolición de la servidumbre y la implementación de reformas socioeconómicas a gran escala, comenzó la segunda revolución industrial después de Europa, caracterizada por el desarrollo acelerado de las capacidades y tecnologías de producción. Ya en la década de 1870, de 1229 fábricas rusas, 754 (61,7%) usaban máquinas de vapor.

промышленная революция
© Общественное достояние

Con la necesidad de dar servicio a maquinaria cada vez más compleja, la demanda de lubricantes creció rápidamente. Debido a la falta de proveedores nacionales desde mediados de la década de 1860, comenzaron a importarse al mercado ruso desde EE. UU., Alemania, Bélgica, Holanda. El costo de los lubricantes era alto, mientras que la calidad provocó muchas críticas.

Desde el siglo XVII se han utilizado aceites animales, vegetales y minerales en unidades de fricción de diversas técnicas y mecanismos para reducir el desgaste. Sin embargo, cuanto más complejas se volvían las máquinas, los instrumentos y las máquinas, menos eficientes eran.

La situación creada puso en marcha el proceso de investigación científica activa. La revolución en el "problema del petróleo" fue realizada por un ingeniero de procesos, exitoso empresario e inventor, Victor Ragozin, quien durante su visita de negocios a Bakú a principios de la década de 1870 llamó la atención sobre la destrucción de los "desechos de petróleo".

Graduado de la Facultad de Física y Matemáticas de la Universidad de Moscú (1853), en ese momento ya tenía una biografía muy impresionante. En su juventud, fue miembro de la sociedad revolucionaria secreta "Tierra y Libertad", participó en la lucha política e incluso terminó en la Fortaleza de Pedro y Pablo. Tras un breve encarcelamiento, el joven permaneció bajo vigilancia policial durante varios años, lo que le obligó a replantearse por completo sus planes de vida y abandonar para siempre las actividades opositoras. Ragozin obtuvo un puesto ordinario en la compañía naviera Druzhina, que se dedicaba al transporte de mercancías a lo largo del Volga, y en 1864 se convirtió en su director.

рагозин
© Общественное достояние

Aquí se desplegó su talento como investigador y organizador. Ordenó la construcción de barcazas, dispuso depósitos de combustible y formó rutas de carga. Victor Ragozin desarrolló una vigorosa actividad en la vida social de Nizhny Novgorod: participó en la creación de la legislación forestal, estableció el Merchants Bank y fundó la compañía de seguros Volga para asegurar la carga y los barcos en el camino, que eventualmente se convirtió en uno de el más grande de Rusia.

Una de las actividades de la "Druzhina" fue el transporte de petróleo del Caspio en barriles. El método costoso e inconveniente requería modernización. Ragozin diseñó uno de los primeros barcos de madera con cubierta interna para transportar petróleo a granel. En 1874, el inventor lo lanzó al Volga. Fundó la Asociación para la Construcción de Goletas de Buques Tanque para el Mar Caspio y supervisó la construcción de los primeros petroleros de vela rusos. Entonces, el tema principal de su actividad, al que dedicó 30 años, entró en la vida de Victor Ragozin: el petróleo.

рагозин
© Общественное достояние

Habiendo visitado Bakú y evaluado las perspectivas comerciales para la refinación de petróleo, en 1873 Ragozin comenzó a realizar los primeros experimentos sobre la descomposición de los residuos de petróleo y organizó un laboratorio directamente en su apartamento privado en Nizhny Novgorod.

El impuesto especial sobre el queroseno que existía en ese momento en realidad no permitió el desarrollo y, además, la implementación de una nueva tecnología. Esto requería inversiones serias, que el empresario no poseía. Por lo tanto, en la primavera de 1874, escribió una carta al Ministro de Finanzas de Rusia, Mikhail Reitern, en la que justificaba la necesidad de investigar la producción de aceites lubricantes en la fábrica utilizando un nuevo tipo de equipo. El emperador Alejandro II se interesó en el caso, y el 6 de noviembre de 1874 apareció el "Mando más alto sobre la producción de experimentos en plantas fotogénicas recién dispuestas":

"Según el más humilde informe del Ministro de Finanzas, la petición del comerciante de Nizhny Novgorod Ragozin sobre el permiso para instalar una planta fotogénica temporal para probar un nuevo método para hacer queroseno, especialmente aceite lubricante a partir del petróleo, donde no habría cubos de destilación en absoluto, sino en lugar de ellos, una especie especial de cámara en la que el aceite se descompondría por la acción del calor".

Ya en 1877, Victor Ragozin construyó la primera refinería de petróleo experimental en la ciudad de Balakhna cerca de Nizhny Novgorod, donde puso en marcha el proceso de refinación completa del petróleo, obteniendo de él, además del queroseno, varios tipos de aceites lubricantes de excelente calidad. Los llamó oleonaftos. Más tarde, este nombre se incluyó en todos los diccionarios y libros de texto técnicos nacionales y extranjeros.

El fueloil se calentó a 300°C, a través de él se hizo pasar vapor de agua sobrecalentado, que llevó las fracciones de aceite al dispositivo de refrigeración, donde se separaron del agua. A esto le siguió la operación de tratamiento ácido-base del destilado. La tecnología resultó ser tan efectiva que se inició la producción en masa de aceites en el menor tiempo posible.

рагозин
© Худ. Герман Незнайкин. Основание Константиновского завода по производству минеральных масел «В.И. Рогозин и К°».

La intención de Ragozin no era simplemente abastecer a los industriales nacionales, sino que quería entrar en el mercado mundial y obtener reconocimiento en Occidente. En la Exposición Universal de París de 1878 y 1879 y en las exposiciones de Bélgica, Riga y Borisoglebsk de 1880, los productos de las fábricas de Victor Ragozin fueron premiados con medallas de oro. Para asegurarse de su calidad, se llevó a cabo un examen especial en Francia, que confirmó su superioridad incondicional frente a los homólogos estadounidenses. Los resultados también fueron confirmados por la Academia de Industria y Comercio de Roma, así como por la Academia Europea de Ciencias Sociales. Como resultado, el precio de los aceites "Ragozin" aumentó entre 3 y 4 veces y el coste de los aceites americanos bajó considerablemente.

En 1880 el empresario obtuvo el derecho a designar todos sus productos con el escudo del Estado ruso, que era la marca más alta para los productos petrolíferos fabricados por sus plantas. En el extranjero, se les conoció simplemente como "rusos".

La tarea estratégica y prácticamente imposible de promover los productos petrolíferos rusos en los mercados extranjeros, según los estándares de la época, se logró con éxito.

"El trabajador de la fábrica rusa inspiraba tan poca confianza que en 1876 viví seis meses en el extranjero y solo conseguí convencer a dos pequeñas fábricas para que introdujeran el aceite ruso. Cuatro años después, la situación era irreconocible", recuerda Victor Ragozin.

La fábrica cercana a Nizhni Nóvgorod empezó a recibir un gran número de pedidos, incluso del Estado. Y he aquí un ejemplo: inmediatamente después de ganar la exposición en París, entre mayo y diciembre se exportaron a Francia lubricantes por valor de 770 mil francos. Además, en 1880 el Ministerio de Marina francés recomendó que sus barcos utilizaran exclusivamente aceites técnicos de fabricación rusa, y pronto toda la marina de la Quinta República se pasó al uso de "oleonaphts".

"Gracias a la persistencia ejemplar de Victor Ragozin", escribió Dmitri Mendeléyev, "los intermediarios alemanes y todo tipo de intermediarios extranjeros nuestros no han logrado apoderarse de este negocio en sus propias manos. Aquí el fabricante ruso pudo, quizás por primera vez, entrar en contacto directo con los consumidores occidentales a tan gran escala. El ejemplo y la iniciativa de Ragozin permanecerán siempre en la memoria de los rusos, al igual que el nombre de Vasily Kokorev será recordado como el fundador del negocio del petróleo en Bakú".

Менделеев
© Общественное достояние

En 1879, en el pueblo de Konstantinovo, cerca de Yaroslavl, un investigador construyó una segunda fábrica con una capacidad de 400 000 barrilles de aceite al año. Sorprendentemente, la empresa sigue funcionando hoy en día. En la actualidad, procesa más de 300 mil toneladas de aceite al año y produce unos 50 tipos de productos: combustibles derivados del petróleo, aceites blancos, de motor, de transmisión, de potencia e industriales, grasas plásticas, lubricantes y aditivos para aceites, plastisoles, envases metálicos y combinados. En 2014, la planta piloto de aceites y lubricantes de Mendeleev Yaroslavl fue reconocida como la mejor empresa industrial de la región de Yaroslavl.

El centro de producción recibió ese nombre por una razón. Muchos químicos rusos solían trabajar aquí. La base de laboratorio avanzada y el equipo actualizado permitieron al autor de la tabla periódica probar el aparato (cubo) para la destilación continua del petrólro y por primera vez introducir el método de su tratamiento térmico. En la planta de Konstantinovsky se probaron las instalaciones originales del inventor Vasily Kalashnikov: un recalentador de vapor que elevaba la temperatura a 400°C y un soplador para agitar los aceites con chorros de aire durante su tratamiento con ácido sulfúrico. El ingeniero químico ruso Alexander Letnyi ha presentado un método innovador para producir hidrocarburos aromáticos (benceno, tolueno, xileno y antraceno) mediante la descomposición profunda del petróleo.

рагозин
© opnmz.ru

En 1878-1880, los aceites lubricantes a base de petróleo de Ragozin comenzaron a utilizarse en los ferrocarriles rusos, reduciendo el consumo de carbón en casi 1/3.

A pesar de su éxito, Victor Ragozin fue despedido de la dirección de las fábricas Ragozin y compañía. Como recordaba el propio ingeniero, sus actividades estaban "luchando con obstáculos legales y económicos, con la incomprensión, la indiferencia y la ignorancia". En 1883 se trasladó a Bakú, donde se convirtió en director de la sucursal de Bakú de la sociedad S. M. Shibayev & Co. M. Shibayev y participó activamente en los trabajos de los siete primeros Congresos de Productores de Petróleo.

Aunque suene trillado, Ragozin se adelantó a su tiempo. Era un ferviente partidario del desarrollo de las exportaciones de productos petrolíferos rusos y, en particular, creía que había que prohibir la exportación de materias primas y semicrudas del país.

Aunque muchas de las ideas de Ragozin no se plasmaron hasta décadas después, sus actividades convencieron a muchos de sus contemporáneos del éxito comercial de la producción de aceites lubricantes.

En 1879 en el imperio ruso había 19 refinerías de petróleo, que procesaban el fuel en aceites según la tecnología de la planta Konstantinovsky. La Asociación de Producción Petrolera de los hermanos Nobel había entrado en la carrera por el liderazgo. Ya en 1912 la planta de Konstantinovsky pasó a formar parte de la empresa. Durante la Primera Guerra Mundial, la sociedad Nobel se convirtió en el principal proveedor de lubricantes del ejército ruso.

Victor Ragozin murió el 9 de agosto de 1901 en el pueblo de Ozerki, cerca de San Petersburgo.

En la actualidad, hay unas 30 refinerías en Rusia que trabajan en el sector de los combustibles, el petróleo y la petroquímica, con profundidades de refinado de hasta el 84%. Esto se consigue mediante la investigación y el desarrollo activos y el trabajo científico y de producción. En particular, la Universidad de Minería de San Petersburgo es un buque insignia reconocido en este ámbito.

переработка
© Форпост Северо-Запад

"Los científicos están realizando investigaciones en el campo de la modernización de los procesos hidrocatalíticos y térmicos en la refinación de petróleo y la petroquímica, el desarrollo de nuevos productos derivados del petróleo, incluidos los combustibles para motores que no dañan el medio ambiente y los productos derivados del petróleo para fines especiales. Así, por primera vez, se desarrolló e introdujo un aceite axial multigrado para la lubricación de cojinetes axiales de motores de locomotoras de material rodante de ferrocarriles. Varias marcas de combustible marino creadas por nosotros se utilizan en barcos de los mares Báltico y Negro para motores diésel de alta, media y baja velocidad. Se han probado combustibles diésel con aditivos y bioaditivos con propiedades ambientales mejoradas. Además, los científicos de la facultad están involucrados en el desarrollo de tecnología para la producción de coque de aguja en Gazpromneft-ONPZ JSC, así como nuevos aditivos de coquización en la unidad de coquización retardada recién construida en KINEF LLC", dijo Pavel Petrov, Decano de la Facultad de Procesamiento de Recursos Minerales de la universidad.

¿Por qué Gazprom Neft gastó 50 mil millones en una unidad de coquización retardada? Aquí, se está trabajando para mejorar la tecnología de producción y uso de agentes preventivos contra la congelación y supresión de polvo para la industria minera y del transporte de Rusia, incluido el desarrollo de una tecnología "verde" para la producción de supresores de polvo a partir de polímeros vegetales, como así como la eliminación de residuos de polímeros. Se está investigando activamente para desarrollar una tecnología para producir materiales bituminosos y poliméricos de alta calidad con refinerías de petróleo, asfalto y hormigón y otras empresas industriales.